Moderno rompehielos comienza etapa de construcción

Presidenta Bachelet dio inicio al corte de la primera plancha del que será el primer buque de este tipo construido en Latinoamérica con una inversión que superará los US$210 millones

Talcahuano. El proyecto “Antártica I”, que considera la construcción de un moderno buque Antártico para Chile, dio un importante paso al iniciarse su construcción, el 9 de mayo, en el marco de una ceremonia desarrollada en el Taller de Aceros de ASMAR Talcahuano.

En la ocasión, la Presidenta de la República Michelle Bachelet señaló que “este proyecto, que es deseado desde que empezó a hacerse evidente la obsolescencia del “Almirante Viel”, no sólo implica un tremendo desafío para ASMAR y para la Armada sino que va a situar al país a la vanguardia de la protección y proyección al continente antártico y su área circundante”.

Esta nueva Unidad tendrá una capacidad que le permitirá alargar las campañas Antárticas y contará con moderno equipamiento para apoyar el desarrollo de estudios científicos de alto nivel a bordo en laboratorios microbiológicos, macrobiológicos y químicos.

Cabe señalar que en su configuración participaron la Dirección de Programas, Investigación y Desarrollo de la Armada, en conjunto con el Departamento de Proyectos de Construcción Naval de ASMAR, quienes recogieron los requerimientos de los diferentes actores comprometidos con el esfuerzo antártico nacional, tales como el Instituto Antártico Chileno, el Ejército de Chile, la Fuerza Aérea de Chile, y la Armada de Chile.

Buque rompehielos Proyecto Antártica IEl buque tendrá una eslora de 111 metros, una manga de 21 metros y un calado de 7,2 metros, y podrá operar a 3 nudos sobre hielos de un año de antigüedad de hasta 1 metro de espesor cubierto con hasta 20 centímetros de nieve, mientras que su velocidad máxima en superficie normal será de 15 nudos. Con una tripulación total de hasta 120 personas, la nave contará con una capacidad de carga de alrededor de 510 m3; además de 400 m3 de transporte de combustible; y otros 400 m3 de carga en pallets.

Además, cuenta con las características necesarias para operar en clima de extremo frío, gracias a su casco diseñado para operar a -30°C, dotado de equipamiento de seguridad para la vida humana en el mar a esas bajísimas temperaturas.

Entre sus roles, considera labores de búsqueda y rescate ante eventuales siniestros marítimos, aéreos o terrestres en el continente antártico, con el apoyo de helicópteros embarcados, botes de rescate, y una enfermería con capacidades quirúrgicas.

El nuevo buque polar estaría operativo para la temporada del 2022-2023.

Comparte esta noticia enShare on FacebookEmail this to someonePrint this pageTweet about this on TwitterShare on LinkedIn