Historia

Posterior a la creación de los Astilleros y Maestranzas de la Armada en el año 1960, se decidió mantener en ASMAR una capacidad de Construcción Naval para la Armada, por considerarse ello un factor de carácter estratégico para el país.

En 1966, se construyó la barcaza “Elicura” de 10 metros de eslora y 305 toneladas de desplazamiento utilizando el sector norte del Dique Seco N° 1.

La actividad de construcción nace, en la práctica con la construcción de una lancha cisterna de 27 metros de eslora y 274 toneladas de desplazamiento para la Armada. Hasta 1967, la actividad se concentró en la fabricación de una goleta pesquera, un transbordador y un escampavía, todos proyectos menores, desarrollados en instalaciones destinadas fundamentalmente a reparaciones de naves.

En 1968, al construirse el caza-submarinos de 53 metros y 477 toneladas de desplazamiento para la Armada, ASMAR inicia los estudios para la construcción de una grada de lanzamiento, iniciando su construcción con 161 metros de largo, 33 de ancho para buques de hasta 30.000 toneladas de peso muerto. Se instalaron 2 grúas portal de 50 toneladas cada una y un taller para el procesamiento del acero, equipado para fabricar la estructura por bloques.

En octubre de 1977, se construyeron dos barcazas de desembarco de 79 metros de eslora y 872 toneladas de desplazamiento liviano para la Armada. Dos años más tarde, se inaugura la grada de lanzamiento, iniciándose la construcción, en esta nueva infraestructura, de un barco plataforma para la perforación de yacimientos petrolíferos, siendo el primer producto de exportación para el Astillero.

En noviembre de 1981, se construye el dique flotante “Valparaíso III” de 151 metros de eslora y 3.759 toneladas de acero y con una capacidad de levante de 10.000 toneladas para el cliente SOCIBER de Valparaíso.

En la construcción de la tercera barcaza de desembarco, en 1984, se implementa un sistema de control numérico para el procesamiento del acero, permitiendo una mayor precisión en el corte y un aprovechamiento más eficiente de sobrantes de acero, mejorando la productividad de la mano de obra.

En 1986, se inicia la construcción del transporte “Aquiles” de 103 metros de eslora y 4.551 toneladas de desplazamiento máximo para la Armada. En este período, se inicia la construcción de 35 pesqueros de alta mar para armadores nacionales y se suman la construcción de un dique flotante, un patrullero oceánico para Islas Mauricio y 6 patrulleros de servicio general para la Armada.

En el año 1996, pone en marcha el diseño asistido por computador (CAD) FORAN, que permite desarrollar el modelamiento virtual en 3D de la totalidad de la estructura y sistemas de un buque.

En 1998, se firma un contrato con el gobierno de Islandia por la construcción de un buque de investigación científica y pesquera de 70 metros de eslora y 2.700 toneladas, con operación ultrasilenciosa bajo condiciones ambientales muy frías. A partir de este logro, se firmaron tres nuevos contratos con armadores pesqueros islandeses.

A contar de 1999, se inicia la construcción de 16 lanchas patrulleras de servicio general con casco de aluminio para la Armada, utilizándose la tecnología de construcción integrada.

Entre el año 1998 y 2001 se construyeron tres embarcaciones para armadores islandeses, un patrullero multipropósito para el servicio de guardacostas de Islandia, un buque factoría de última generación y un pesquero de cerco y arrastre de alta mar de 94 metros, 83 metros, 71 metros de eslora respectivamente.

El año 2005 se inicia la construcción de dos patrulleros de zona marítima de 81 metros de eslora y 596 toneladas para la Armada, diseñados para patrullaje en las 200 millas de nuestra Zona Económica Exclusiva. El tercer patrullero inició su construcción el año 2011 y el cuarto en etapa de construcción el año 2015.

El año 2007 se construye un buque hidrográfico, oceanográfico y de investigación pesquera de 74 metros de eslora y 1.218 toneladas para el Gobierno de Chile, transformándose en el más moderno y con la mayor tecnología de los de su tipo en el mundo, destacándose sus características de disminución de ruidos hacia el agua.

El próximo desafío es la construcción de un buque antártico, logístico y de investigación con características de rompehielos. Actualmente está en desarrollo la ingeniería básica en Canadá por la oficina de ingeniería VARD.